lunes, 30 de septiembre de 2013

La naturaleza de la Naturaleza.

Hace unas semanas, México vivió una experiencia poco usual con los fenómenos de la naturaleza, esos que no avisan la intensidad con la que llegan  ni la  durabilidad  con la que impactan dentro de zonas que son altamente susceptibles de su  impacto.

Las costas de Guerrero, Oaxaca y Michoacán en particular, fueron seriamente afectadas por el Huracán Manuel, incluyendo en la costa del golfo a Veracruz, Tabasco y Campeche por parte de Ingrid. Ambos colapsaron los pronósticos acerca de la fuerza con la que llegarían a territorio mexicano.

Los daños que ya se conocen son parte de la estadística nacional y ciertamente no hay nadie que pueda dar un vaticinio acerca de la madre naturaleza y sus efectos, sin embargo, no se puede quedar a la deriva lo que siempre se ha conocido.

Cada año nos enfrentamos a huracanes de cierta o tal magnitud, cada año conocemos los efectos del cambio climático provocado por el mismo hombre tales como los huracanes, sequias, deshielos, nevadas, inundaciones, terremotos, etc  y aun así, la clase política decide quedarse callada y aparentar que  los estados cuentan con el gobierno para “tapar” los estragos provocados por los huracanes.

¿Hasta cuándo se dejará de mentir? ¿Hasta cuándo a la sociedad más pobre de esos estados se les brindará el apoyo necesario por lo menos para subsistir y no dejarlos morir?

México es un  país con grandes riquezas, pero también con muchas pobrezas. Municipios que han establecido su centro administrativo en las sierras, cerca de los ríos más caudalosos y al costado de los mares sufren y sufrirán cada año. Y nadie hace nada. Desde el gobierno federal hasta el municipal se avientan la bolita y nadie asume consecuencias, esas consecuencias que solamente pagarán aquellos que se quedaron sin nada.


Es momento de rendir cuentas, de asumir la responsabilidad de lo que acontece. Ciertamente a la madre naturaleza nadie la conoce, nadie sabe cómo afectará pero si existen los mecanismos para  determinar en dónde impactará y prevenir a la población.

jueves, 27 de junio de 2013

Llega el fútbol a Brasil... y el descontento.

Hace unas semanas, inicio la Copa Confederaciones –un torneo de fútbol  representado por distintos países del mundo- en la Ciudad de Brasil, estado suramericano que será previo a estos partidos, cede de la copa mundial del balompié en el 2014.

Todo el mundo veía a Brasil como un estado en potencia, en crecimiento y promotor de las inversiones extranjeras directas principalmente de los países de Europa del Este y Asia. Sin embargo, todo cambio y el gobierno no ha podido dar margen a ello.

El pueblo se levantó, volteó la cara al sistema que los gobierna y hoy exige un cambio a la política que ha manejado Dilma Rousseff en sus primeros años de gobierno, dando un espaldarazo a que “todo se encuentra en calma” por “Houston, tenemos un problema”.

Aparentemente el movimiento surgió por el alza a los precios de transporte público,  hecho que ocurrió en el mismo día en que iniciaba la copa de futbol.  La violencia en ciudades como Sao Paulo, Belo Horizonte, Brasilia, y demás provincias han dado muestra que el gobierno se encuentra imposibilitado para hacer frente a problemas tan típicos como en cualquier ciudad del mundo.

Brasil se ha presentado como un estado sólido en sus finanzas, sólido en su economía y progresista en cuanto a su nivel de estabilidad social y política, dejando claro que se puede prosperar con ayuda de todos los partidos políticos y un buen gobierno.

No se esperaba una reacción de tal magnitud y mucho menos el actuar del pueblo, un pueblo que pide ser escuchado en las demandas más básicas: más empleo, más educación, mejor calidad de vida y servicios a la salud  visto  a la luz… una reforma política. Y ciertamente hoy, al pueblo ya no se le puede dar pan y circo, no permite  escenarios ni espectáculos ostentosos cuando es el  ciudadano quien  reclama lo que por derecho le corresponde. El estado social por el cual atraviesa Brasil responde y desconcentra  los atributos que le han dado al país sureño en cuanto al paraíso tropical.

Inician las pláticas y conciliaciones con el grupo que se encuentra disperso, no tiene líder ni un representante que se encuentre en el poder, es un movimiento popular  y como tal, debe ser escuchado y esa clase media quien es la que mueve al  gobierno quien insiste en beneficios y no imposiciones dignas del autoritarismo latino.


El juego bonito y la samba –dignos representantes del país amazónico-  quedan en el olvido para exhibir  un juego político donde no hay cancha pareja, no existen árbitros en la contienda y no hay tanda de penales. Brasil se juega el todo por el todo  en su estadio, en su torneo… con su pueblo.

martes, 18 de junio de 2013

El uso político de la religión.

Hace unos días, se suscitó una nota en el norte de México; en la Ciudad de Monterrey  y en particular  en el municipio concretamente.

La alcaldesa o presidenta municipal en un acto religioso, a título de funcionaria pública entregó las llaves de la ciudad a Jesucristo que, para efectos espirituales, es líder de la iglesia apostólica católica y romana.

Este hecho recorrió toda la república ¿Por qué? Pues México es un país laico y así establecido en la constitución, libre de toda creencia religiosa.

Los debates no pueden esperar ante tal suceso: ¿la iglesia católica y México son y seguirán siendo uno mismo? La respuesta es sí.  Difícilmente será dividido o suprimido  por mucho que se quiera o desee liberar el estigma por el cual traemos en la sangre así como las  connotaciones políticas que existan.

Nuestra historia está plagada de acontecimientos importantes que han llevado a formar el estado mexicano iniciando con la independencia de Mèxico cuando Hidalgo llevó como estandarte a la virgen de Guadalupe. ¿a poco somos tan ingenuos para creer que los indígenas seguían un espíritu libertador? No, ellos creían en la imagen, en la fuerza que la virgen representa como baluarte, como esperanza, como fe. La guerra civil ocurrida en la época de Benito Juárez, el Porfiriato, la misma Revolución con Madero y sus fantasmas así como  la guerra cristera, son parte de nuestra formación y acontecer histórico.

Una frase reproducida por el candidato Luis Donaldo Colosio ha sido formada y llamada como espíritu del Partido Revolucionario Institucional: Veo un México con hambre y sed de justicia.

Hasta Vicente Fox, el primer presidente del cambio institucional, llevó su creencia hasta el palacio legislativo defendiendo a capa y espada que Dios y la Virgen se encontraban casi gobernando el estado mexicano.

Y creo que no está de más pensar en una inclusión dentro de la política moderna: el uso político de la religión.

Muchos mandatarios expresan ante el público – y sus gobernados- la creencia  religiosa que profesan, los hacen suyos y los convierten en sus aliados a la hora de gobernar.


Jesucristo, Alá, La virgen María y hasta san Judas Tadeo  son invocados en la política moderna. Es momento de revalorar a la política y que nadie se sienta aludido por pertenecer o creer en una religión, lo que no es “políticamente correcto” es profanar y prostituir esa creencia en sinónimo  de valor, de gallardia, de honestidad y transparencia cuando al momento de ejercer el poder y detentarlo abusan del mismo corrompiendo la palabra empeñada.   Al fin de cuentas…  El mal no es lo que entra en la boca del hombre, sino lo que sale de ella.

viernes, 1 de marzo de 2013

La derrota de la Maestra.


Dentro del sistema político mexicano – a veces inentendible para los analistas políticos- existen los denominados “dinosaurios” aquellos que se formaron en la época de los setentas y ochentas” y que aún siguen vigentes en el poder a pesar de tener sesenta años o màs.

Aunado a ello, el caciquismo que se vive en los sindicatos es recurrente en nuestro país. Tenemos a líderes y charros sindicales que abusan de su poder, convirtiéndose en lastres y presiones para un gobierno que está decidido a cambiar su estrategia.

Así ni más tenemos a Elba Esther Gordillo, la mujer más poderosa de México – hasta el 26 de febrero del año dos mil trece- quien hizo y deshizo a la política manejándola a su antojo y querer mismo. El poder detrás del poder, la mano que mece la cuna del sindicato más poderoso de la Educación en Latinoamérica.  ¿Quién dijo que la política era una mierda? Ella representaba a la política misma.

Cabildeaba  a sus intereses, ponía y quitaba a gente más próxima a ella, arrodillaba al gobierno mexicano para imponer sus propias comas y puntos en los contratos colectivos. Ningún Secretario de Educación intento faltarle al respeto, y aquél  o aquella que lo hizo, la destituyeron de su cargo.

No le interesaba ser Secretaria de Educación, no necesitaba el cargo, ella era el cargo, ella era y fue por veinte años la soberbia, la intriga y la dulzura de sus gustos, esos gustos que han hecho de esa guerrera, como ella misma se definió , perdiera la batalla.

La Procuraduría General de la República la esta investigado por un  desvio de fondos pertenecientes al Sindicato de Trabajadores que ascienden a  dos mil millones de pesos a sus cuentas personales, en las cuales ha comprado todo lo que se puede usted querido lector imaginar. Sobra de más describir sus propiedades, es de dominio público, lo interesante es ¿Cómo pudo ser rica, verdaderamente rica,  en menos de veinte años una mujer que provenía de la Selva Chiapaneca siendo maestra rural?  No es insulto a los maestros, claro que se puede con esfuerzo  y trabajo conseguir dicha riqueza, pero no a costa de recursos del sindicato.

Los gobiernos anteriores la cobijaron, la arroparon, la consintieron y mimaron. No hicieron nada para ponerle un alto. Nadie, ni siquiera el Presidente en turno, le levantó la mano no para alzarla de victoria, sino para sentarse frente a ella y reformar el sistema educativo mexicano que se encuentra en los peores niveles de conocimiento (sólo basta conocer las cifras de reprobados y la baja calidad de educación).

Peña Nieto hizo lo que muchos no quisieron. Hoy, es aplaudible esa investigación que en doce años “nadie sospecho”. Sí, la maestra debe pagar, no por sus excentricidades, ni por los excesos del poder, sino porque ha dejado a un México pobre de crecimiento, de conocimiento y de raciocinio y a título personal,  esa es la peor derrota de la maestra.

miércoles, 13 de febrero de 2013

¿Por qué renuncia Benedicto XVI?


No ha pasado ni un lustro cuando Juan Pablo II, conocido como El papa Viajero, dejó este mundo terrenal para unirse a los brazos de Cristo cuando hoy, Benedicto XVI, dice que él se va, que su vida está cansada y le hace falta fuerza para continuar con la encomienda divina.

Sí, El señor Joseph Ratzinger ha mandado un mensaje al mundo manifestando que su cuerpo está cansado, que no tiene la entereza para continuar siendo el Papa, el siervo de Dios, el mensajero de la Iglesia Apostólica y Romana y prefiere dedicar sus últimos días, fuera del Pontificio y del Vaticano.

La pregunta es ¿por qué renuncia Benedicto XVI?  Sin duda hay muchas respuestas para tomar esa decisión tan inesperada, inoportuna y fría. El Papa  deja al Vaticano en pleno escándalo y en el ojo del huracán. El Vaticanogate que hace un año satanizo a la Santa Sede  aun sigue sin esclarecerse, toda vez que salen a la luz secretos del propio  Benedicto XVI y de sus colaboradores más cercanos.  Aunado  a ellos, siguen  en vilo los demonios que se manifiestan a través de  Sacerdotes  que cometen los pecados capitales abusando sexualmente de menores y que siguen sin ser castigados judicialmente.

Así mismo, también deja a la Iglesia sin cabeza. La Iglesia Católica está pasando por un momento delicado –si lo vemos en el sentido espiritual y eclesiástico- toda vez  que pierde feligreses y sigue sin aceptar los cambios del mundo globalizado (llámese aborto y matrimonios homosexuales). Estos rezagos, hacen que la Iglesia  misma olvide los evangelios y los mandamientos de su propio Dios, ese en el que creen más de mil millones de personas en el mundo.

Se va, porque a sus 85 años el hombre se siente cansado, no quiere ser como su antecesor que murió en plena enfermedad de Parkinson y con movimientos tan débiles como su alma. No piensa ni desea terminar su pontificado enfermo y sin vida  predicando la palabra del Señor   y que apenas le salga una letra de su boca.

Se va, porque es un hombre inteligente. No quiere ni tiene porque consentir a toda una institución y sus sequitos a decir que sí y que no dentro de la capilla Sixtina. El poder y su autoridad han sido quebradas por los que siguen detrás del potest domin. Se sabe que el jerarca del Estado Vaticano no solamente es un siervo de Dios…

Benedicto XVI se va en plena pascua, -mientras un rayo simbólicamente cae en la Santa Sede-  dejando muchos pendientes, entre ellos una ausencia, no física, sino espiritualmente del mundo, ese mundo que necesita creer en algo, o por lo menos que le regresen la fe.

 

miércoles, 6 de febrero de 2013

Tragedia en Pemex. Entre la especulación y la verdad.



A menos de sesenta días del gobierno entrante, Enrique Peña Nieto ya fue “exhibido” ante los medios por motivo de un “accidente” en las oficinas centrales de Petróleos Mexicanos.

Un accidente – no se sabe las causas del mismo, aunque se presenta como producto de un almacenamiento de gas en el sótano del edificio-  destruyó parte del Edificio B2, mismo que aloja aproximadamente a diez mil trabajadores sindicalizados y de confianza de la empresa mexicana. 

Hasta este momento, se han reportado 37 muertes a causa del mismo y más de cien heridos con reporte reservado. 

Este hecho viene a opacar la tan esperada reforma energética en la cual se ha comprometido el Ejecutivo Federal a través del Pacto por México firmado por las principales fuerzas políticas de este país, dejando una sombra – sin luz por lo que se puede apreciar- en el gobierno del mexiquense. 

Las preguntas  sin respuesta se liberan de esa caja llamada política mexicana. Muchas especulaciones con respecto a este lamentable suceso. ¿Fue una bomba? Las experiencias del siniestro arrojan un comparativo con los hechos ocurridos en Madrid y Londres en sus estaciones del metro. ¿Por qué a las cuatro de la tarde cuando todo el personal que labora termina su jornada laboral? ¿Por qué justamente en ese edificio donde se guardan contratos y todo lo relacionado a recursos humanos? ¿Qué hacía el Director de PEMEX en Asía cuando aun no están definidas sus acciones dentro de la paraestatal? Etc.

Estos cuestionamientos los tendrá que esclarecer la administración de Peña, por conducto de la PGR, Secretaria de Gobernación y la paraestatal, que son las principales instituciones en dejar en claro a los mexicanos lo que realmente sucedió.

La política es un juego de especulación, difícil de acreditar pero imposible de no pensar. Pemex se encuentra en números rojos. Secretaria De Hacienda y el mismo Sindicato han hecho que la empresa no tenga suficientes recursos para existir y poder expandirse o modernizar sus instalaciones, prueba de ello es lo sucedido el 31 de enero. 

Lamentablemente los heridos, así como las familias de los difuntos no tendrán más explicaciones que las que manifiesten las instancias respectivas. Es momento de que Pemex tenga su lugar que merece, como empresa de los mexicanos y como aquella por la que dependemos tanto. Así  tenga que atravesar una reestructura interna y matar a aquellos que le han hecho tanto daño.