sábado, 15 de octubre de 2011

Yo también soy Indignado.


En los últimos meses el mundo ha conocido un nuevo movimiento social denominado los indignados o M15, nacido principalmente en España a raíz de los problemas económicos y políticos que enfrenta la madre patria al no crecer como se esperaba y sosteniendo a una sociedad con bajas expectativas laborales y con una moneda devaluada, encima que no pueden con una política fiscal y monetaria lo cual hace pensar que pronto se encontrarán en una crisis que no podrán enfrentar.

Éste movimiento nace a partir de que un autor francés, Stéphane Hessel, publicó ¡Indignez vous!, un pequeño libro de apenas 30 páginas en la que  invitaba a los jóvenes del mundo, pero en particular a los europeos, ahogados por la crisis financiera y la falta de oportunidades a rebelarse contra las injusticias y en contra del sistema de gobierno.

Ante ello, el libro ha sido una biblia para todo el movimiento estudiantil que reclama sus derechos como jóvenes, el derecho a ser contratado, el derecho a trabajar, el derecho a que el Estado le garantice seguridad social, etc. Sí, este libro ha revolucionado al mundo y ha despertado conciencias para existir.



¡INDIGNAOS!, les dice Hessel a los jóvenes, porque de la indignación nace la voluntad de compromiso con la historia. De la indignación nació la Resistencia contra el nazismo y de la indignación tiene que salir hoy la resistencia contra la dictadura de los mercados.



Hessel reconoce que en su época no fue fácil combatir los cambios políticos y sociales, ya que en ello existía la violencia para llegarse a ella haciendo referencia a que el nazismo fue vencido por la indignación de muchos, pero el peligro totalitario en sus múltiples variantes no ha desaparecido.



En base a los principios que el autor refleja, yo también estoy indignado, estoy enojado, estoy molesto. Porque aquí en México, las cosas no están distintas al mundo europeo, a España, a Grecia, a Portugal. No, aquí el reflejo de la sociedad cada vez se siente, se respira, se palpa. Hoy tenemos más pobres que hace diez años, hoy, la clase política ha dejado a un lado a aquellos que votaron por estos, las asociaciones civiles y ONG´s han abierto el camino para que el propio Estado haga su trabajo; proteger y tutelar las garantías establecidas en la constitución.



Sí, yo también soy indignado, porque cada día crece y aumenta una incertidumbre social en el futuro, no existen oportunidades para aquellos que inician su desempeño profesional. Nos regalan datos falsos, presumen un crecimiento de empleos pero no dicen qué tipos de empleos. Nos mienten afirmando que ya se ha cubierto la universalidad en materia de salud, gracias a que muchos están en Seguro Popular, pero no nos dicen que muchos de ellos no tienen medios para poder llegar al hospital.



Sí, yo también estoy indignado. Apoyaré y encausaré todo lo que sea cambio, movimiento y revolución pacífica, cabildeando y negociando, respetando y señalando. Al final de cuentas hoy, en el siglo XXI, la revolución la hacemos los jóvenes.

jueves, 6 de octubre de 2011

La tercera revolución de Steve Jobs.


Circula en internet que han sido tres manzanas las que han cambiado el mundo: La manzana de Adán y Eva, la manzana que cayó con Newton formulando con ello la teoría de la gravedad y  la manzana del genio Steve Jobs.

El hombre que revolucionó la tecnología y la informática  hoy ha pasado a la historia como un creador, un genio, un inventor y definitivamente el mundo le debe mucho. ¿Por qué? Pues la respuesta la tienes en tus manos.

Su manera de reinventar al mundo de la computación lo ha llevado a que hoy, el mundo llore por su deceso  y se convierta en un tema de conversación mundial así como permitirme hacer un análisis de un antes y un después del gran hombre de la manzana mordida.

Antes de que existieran las PC como las conocemos, el mercado existente eran ordenadores con sistemas binarios y de complejo funcionamiento, haciendo difícil la adquisición de una de ellas. A partir de la gran era de Steve Jobs, la tercera revolución industrial comenzó.

Sí, Steve Jobs puede ser considerado el precursor de la tercera revolución industrial. Su manera de transformar a las computadoras haciéndolas ejecutivas y sencillas: las mac, así como también el colorido lo hizo  ciencia y  le permitieron ser el pionero en los reproductores de música: los ipods. Los ipods sin duda cambiaron la manera de escuchar música dejando atrás a los discman, y después llegaron las pequeñas herramientas del ejecutivo: las ipad.

Sus inventos están a la vista y millones de personas tienen por lo menos un invento suyo, cual sea, pero existe. El hombre se ha ganado un espacio en la historia de los inventores del mundo como son Tomas Alva Edison, Alexander Graham Bell y  Henry Ford por mencionar algunos. La tecnología del siglo XXI tiene un nuevo padre y ese es Steve Jobs.

Fundador y presidente de una empresa como Apple, Jobs se le atribuye ser un hombre sencillo, sin adular los miles de millones de dólares que su empresa genera anualmente gracias a sus inventos, a sus  experimentos, a sus sueños.

Hoy, su identidad icónica será para siempre recordada para muchos y el mundo tendrá que vivir con el peso de un gran hombre, de un gran inventor y de un visionario del futuro. Deja una huella imposible de borrar y un vacío donde no cualquiera tendrá un lugar. Hacen falta innovadores de la tecnología y más, hombres a la altura de la humanidad, pensando  que si hacemos algo bien, y resulta bastante bueno, entonces deberíamos hacer algo más grandioso