miércoles, 28 de septiembre de 2011

Los candidatos en el Distrito Federal son...


Hemos hablado de las candidaturas presidenciales en México a nivel nacional, pero en el Distrito Federal, las cosas no son iguales, mucho menos con gran ventaja.

Los escenarios se complican por la excesiva cantidad de cuasi-candidatos que algunos ya levantaron la mano, otros, quedan pacientes a la espera del relevo y otros tanto no figuran como una competencia.


Vayamos desglosando el itinerario perredista; por una parte, Alejandra Barrales, presidenta de la Comisión de Gobierno en la Asamblea Legislativa en el DF ya ha alzado su voz diciendo que quiere ser una opción para gobernar a la capital. Sin embargo hay otros dos más que pretenden ser y que tienen una buena aceptación en la sociedad: Carlos Navarrete  y Miguel Ángel Mancera.


Los tres son de diferentes personalidades: Alejandra Barrales tiene la elegancia y la coquetería de una mujer de poder, ha pulido su imagen pública y tal parece que ha dejado atrás su etiqueta de sobrecargo para “alinear” a la mayoría del perredismo local. Carlos Navarrete es sin duda un excelente orador político, de confianza a nivel nacional y aceptado por la izquierda progresista. Su nivel de política está muy por encima de Alejandra ya que conoce de cerca el poder mismo. Mancera, mantiene un perfil bajo pero interesante para una ciudad en constante movimiento y que lo único que necesita es lo que él hace: seguridad.

Algunas asociaciones civiles ya lo mencionan y lo consideran  como un buen candidato ciudadano, sin embargo todo a su tiempo.


En el caso del PAN, los candidatos ya se empiezan a mover bajo una ola que parece no tener fuerza: José Luis Luege levantó la mano antes de tiempo, pensando que dará batalla a cualquiera de los amarillos. Sin embargo, y como es el panismo local, seguramente decidirán por Carlos Orvañanos, un joven político delegado de Cuajimalpa que se le ve futuro y con agallas. Esperemos que ahora Mariana Gómez del Campo permita que los demás panistas puedan participar en las elecciones populares y no “secuestrar” toda la planilla para los candidatos.

En el PRI la situación no se ve concreta, pero sí dura. Enrique Peña Nieto dio el banderazo de salida y de entrada para su candidatura en el territorio que gobierna Marcelo, manifestando que el respaldo por parte de él, será para Beatriz Paredes. Si bien es cierto que Paredes es una POLÍTICA en mayúsculas, su poder de atracción no es el que necesita el partido tricolor para ganar adeptos. Deben recordar que aquí, en el Distrito Federal no han sabido ganarse a la mayoría como en los estados de provincia.


Así se pintan los cuadros dentro del Distrito Federal, un territorio que no es cualquier “estado” o “ayuntamiento” o “gobierno” Aquí, el poder es fuerte, compartido, bilateral, consensuado y con gran dificultad. ¿Alguien desea gobernarlo? Muchos dirían, pocos… podrían.  

jueves, 15 de septiembre de 2011

México Lindo y Querido.



México lindo y querido, si muero lejos de ti, que digan que estoy dormido y que me traigan aquí. Si, es parte de una estrofa de una canción orgullosamente mexicana y que cada vez que se canta, nos hace sentir el amor a México.

Sí, hoy que festejamos un año  más el inicio de la independencia mexicana, nos hace falta tener un motivo para servir a México, una inspiración para dejar atrás las heridas que ha sufrido, que la han mutilado por los actos crueles y vandálicos que hemos presenciado en diferentes estados de la república.

Quisiera que le devolvieran la paz a la que estábamos acostumbrados, a la luz por la que siempre habíamos caminado, a la prosperidad en la que nuestros políticos “trabajaban” por construir. Sí, necesitamos a un México nuevo.

Que te canten como lo hacían los grandes interpretes de la música vernácula como Pedro Infante, Jorge Negrete o Vicente Fernández; que te reconozcan como una gran ciudad que lo tiene todo, que lo puede todo; que Acapulco sea de nuevo el centro de atracción turística en el mundo y Cancún el edén latino.

Que Monterrey se convierta en la segunda ciudad más progresista y desarrollada, compitiendo con el Distrito Federal en crecimiento y empleo, en modernidad y avance tecnológico, como lo fue hace unos años y no ser cómplice  y víctima de la delincuencia organizada.

Que la perla tapatía siga luciendo su gran color azul agave entre sus municipios de gloria y hermandad, al son del mariachi bailar el Son de la Negra, Guadalajara, y el Cielito Lindo. Que la costa del pacífico salude al ritmo de la banda a todo el sur con la marimba, ese instrumento hecho en México y que los Jarochos lo han hecho propio.

Ese es el México que quiero, y no creo que sea mi pensamiento, sino el de la mayoría de los mexicanos que nos sentimos queridos por nuestro país, que amamos y conservamos nuestras tradiciones, nuestras costumbres y nuestras raíces. Sí somos hechos en México, hombres trabajadores, solidarios y humanitarios, deseamos con todo el corazón que despierte nuevamente ese país que se encuentra en estado crítico, que lo están hiriendo con las bajezas y acciones destructivas. Vamos México, yo creo en ti, confió en ti pero lo mejor… vivo por ti.