martes, 29 de marzo de 2011

La Pandora del Estado de México.


Antes que fueran creados la tierra, el mar los cielos, y todas las formas que hoy conocemos tenían el mismo aspecto, al que llamaban Caos, una masa confusa y sin forma. Como todos los elementos estaban mezclados, la tierra no era sólida, el mar no era fluido ni el aire transparente.

Dios y la Naturaleza pusieron fin al desorden, separando la tierra del mar y al cielo de ambos dos. Luego, Dios y la Naturaleza se las arreglaron para disponer mejor la Tierra y distribuyeron los ríos, las montañas y las bahías, dibujaron los valles, los bosques y las planicies. El aire se esclareció y las estrellas fueron apareciendo. Los peces tomaron posesión del mar, los pájaros del aire y las bestias de cuatro patas se apropiaron de la tierra.

Así también Prometeo formó al hombre y más adelante a la mujer. La primera mujer fue Pandora que fue formada en los cielos y cada uno de los Dioses le dio un atributo. Para ello, Pandora fue enviada con Epimeteo, quién tenía una caja donde guardaban algunas cosas sobrantes. Su curiosidad hizo que Pandora abriera la caja y de ella saliera una multitud de plagas para atormentar a los hombres como la envidia la ira y la venganza.


Caso similar pasa en el Estado de México, donde la caja de Pandora la ha abierto Enrique Peña Nieto pues la ira aparece en el grupo de Atlacomulco, donde presagiaban ser ellos los que volverían a gobernar el valle de México, sin embargo la sorpresa la dio Eruviel Ávila al ser considerado el candidato único para ser él, quien pueda ganarle a la alianza opositora.

La ira, pecado capital entre los mortales, la tienen los Presidentes nacionales del PAN y PRD respectivamente, ya que la caballada que cada uno presume para ser considerado el candidato aliancista no será factor determinante como lo fue en Puebla y Oaxaca. El alcalde de Ecatepec era el plan B, pero una vez que tuvo el apoyo de su partido –y de su gobernador- fallaron en contra de ellos, no hay aire para “inflar” a Bravo Mena.


Sí, rescatar breves mitos y leyendas de la mitología griega siempre son recibidas y más cuando una vez aterrizadas a la realidad, no importa quien sea Pandora, Afrodita, Zeus o Poseidón, la misma política mexicana se encarga de asimilar a sus personajes, a sus héroes y villanos. Esta es nuestra propia mitología… nuestra propia historia.

sábado, 26 de marzo de 2011

El futuro gobernador del Edomex y las cartas marcadas.


Inicia la carrera “formal” y aspiracional de los candidatos que irán para la gobernatura del Estado de México. Iniciando el año se manejaron cuatro posibles candidatos priistas comandados por Enrique Peña Nieto; sin embargo hoy sabemos que se postularán dos: Alfredo del Mazo y Eruviel Ávila.

Dos alcaldes con experiencia política: por un lado se encuentra el favorito de la clase política, hijo de un gran político y ex gobernador. Alfredo del Mazo pretende ser un gobernador que de continuidad a la política de Enrique Peña Nieto trabajando por la modernidad y el progreso del Estado de México, pues sabe que en un municipio como lo es Huixquilucan, no debe ser el único que alcance las espectativas de los mexiquenses.

Por otro lado se encuentra Eruviel Ávila, un presidente municipal hecho en la calle y sin padrino desde el principio, forjando su carrera entre la ciudadanía y administrando un municipio difícil por sus características: Ecatepec de Morelos.

Dos municipios distintos, dos políticos opuestos. ¿Qué le conviene a Enrique Peña Nieto para dejar tan prestigiado encargo? Sin duda a un candidato del pueblo, que se sienta parte de él y ese, solamente puede ser Eruviel Ávila.

Si alguien pensaba que alguno de los candidatos priistas se irían con la alianza opositora, Enrique sacudió esa hipótesis, se encuentran en la linea que quiere el gobernador.

La candidatura esta hecha a la medida de un alcalde con cualidades que exigen ser gobernador y que se asemeja con el mismo perfíl que el gobernador saliente tiene. No habrá división para el PRI. Las cartas las tiene el hijo de Atlacomulco bien marcadas: Eruviel queda como gobernador y Alfredo del Mazo se irá a Gobernación, Videgaray probablemente quede como el futuro líder Senatorial en la próxima legislatura y Ernesto Nemer ocupe la Secretaria de Desarrollo Social. Tiempo al tiempo...

lunes, 14 de marzo de 2011

Todos somos presuntos culpables.


Hace unas semanas, en México se estrenó un documental titulado Presunto Culpable, en la cual unos abogados tratan de demostrarle a la justicia mexicana que Antonio Zuñiga –el indiciado- es inocente ya que no se encontraba en el lugar de los hechos y que lamentablemente es uno más que es juzgado de manera inoficiosa e ilegal.

Su exhibición en las salas de cine provocó un impacto social como pocas veces sucede en nuestra sociedad. El resultado: un éxito. Pero ¿por qué contarnos una historia ya conocida? ¿Cuantas personas no han vivido lo que al protagonista del documental?

El golpe que recibió el sistema judicial mexicano fue inminente. La exhibición de todos y cada uno de los servidores públicos ahí expuesta, fue suficiente para saber que ninguno de los impartidores de justicia tienen la capacidad de juzgar con el criterio, con la sapiencia, con la pericia que se necesita para un raciocinio jurídico.

Pero no nada mas es el sistema judicial quien padece de esta falta de conocimiento y que ha sido “juzgado por la sociedad”, es también todo el sistema de gobierno -incluido el administrativo y legislativo- El reflejo que presentó “Presunto culpable” es solamente una minima parte de lo que es el sistema penitenciario en México y los medios de comunicación hoy dicen, mandan, y juzgan, pero hay que recordarles que son medios, no jueces. Los únicos que podemos hacer una valoración sobre lo que acontecen somos nosotros como mexicanos, pero lamentablemente también estamos inmersos a ello.

Por eso, también nosotros somos presuntos culpables. Presuntos culpables porque hemos mantenido a un sistema obsoleto, viejo y corrupto; presuntos culpables porque no hemos decidido qué queremos como país; presuntos culpables porque votamos por los viejos políticos reciclando la porquería que en ellos hay y dejando que gobiernen los incapaces; presuntos culpables porque queremos serlo y no hemos decidido hacer algo por nosotros mismos.

Sí, Presunto culpable nos dejó un sabor amargo, de molestia, de ira, de enojo. Sin embargo, volvemos a la vida real donde seguimos viviendo lo que hemos venido viendo desde siempre. No cambiamos nada, no hacemos nada.¿Por qué? Porque no nos importa seguir siendo presuntos culpables del secuestro de nuestro país.