martes, 18 de enero de 2011

El PRI de Humberto


Tal parece que el inicio de año se pinta de rojo, y no lo digo por las ejecuciones que solamente en el mes de enero suman más de 500, sino que el presidente electo del partido tricolor Humberto Moreira busca entrar en debate con el gabinete presidencial.

Atrás quedaron las fotos oficiales entre el gobierno de Coahuila y el gobierno Federal; hoy los temas prioritarios para Humberto son el desempleo, la pobreza, la mala educación y los pocos resultados que han mostrado cada una de las Secretarias respectivas de la administración calderonista mostrándolas y encarándolas cara a cara.

Los dimes y diretes en contra del Secretario de Educación, de Gobernación y del Trabajo a nivel federal muestran que Humberto Moreira no es un simple presidente como “existen” actualmente. Su voz hace eco y regresa, su manoteo y golpe va y es respondido. Eso es lo que debe hace la política: generar más política.

¿Qué busca Moreira atacando a los secretarios y éstos respondiendo los ataques del próximo dirigente nacional priista? Sin lugar a duda generar el surgimiento de un nuevo priismo revanchista y fuerte para los siguientes dos años buscando el posicionamiento y así poder ganar las elecciones presidenciales.

Este 2011, el PRI del Estado de México será el ojo del huracán político, ya que tendrán elecciones para elegir al nuevo gobernador que, a pesar de que aun nadie ha levantado la mano, hay muchos candidatos posibles. También su actual gobernador es el favorito de las encuestas para candidato presidencial y un “arrebato” de la entidad por parte de la alianza PAN PRD puede costarle no solo a Enrique Peña Nieto, sino a Moreira también, el costo político que éste representa.

Humberto Moreira llega con demasiadas tablas a la dirigencia nacional. Maestro por vocación y acobijado por la mano de la maestra Elba Esther Gordillo deja un Estado con buenos resultados, con buen promedio de calificación y con baja deuda pública. A Moreira le gusta bailar, para eso estudió y enseñó.

Sí, Humberto tiene a un PRI que no se parece al viejo régimen, sino al contrario, busca encontrar para enfrentar, total, ellos y sobre todo Humberto sabe de lo que esta aprendiendo.