lunes, 19 de julio de 2010

El gabinete que nadie quisiera tener.


Nadie sabe, nadie supo, lo cierto es que el Presidente Felipe Calderón día a día pierde la imagen presidencial y la sustentabilidad de un gabinete óptimo y propio capaz de manejar todos y cada uno de los asuntos políticos, económicos y sociales que el país exige.


Tenemos a una Secretaría de Gobernación desdibujada, ausente en la participación de asuntos políticos que incumben y son de su injerencia. La participación de Fernando Gómez Mont fue buena mientras duró; lamentablemente, César Nava se la tenía guardada por no ser “cómplice” de las alianzas amorfas y no ser el aval partidista que debía ser. Hoy, su cabeza ha sido cortada y no por la Reina –Beatriz- Roja, sino por la misma política mexicana que no conserva amigos, sino intereses y beneficios.


Lo mismo sucede con una Secretaría de Desarrollo Social, que sus secretarios han cambiado tanto que no sabemos si el actual, Heriberto Félix Guerra, termine por claudicar la labor de enfrentar a la pobreza y la falta de desarrollo de México o que por caprichos políticos, le deje la titularidad a un hombre incapaz de llevar a cabo las funciones encomendadas por el Ejecutivo Federal.


Qué decir de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Javier Lozano se ha encargado de “trabajar” un discurso apócrifo aludiendo que se han creado más de quinientos mil nuevos empleos en lo que va del año dos mil diez. ¿Y cuántos se crearon en los años de gobierno calderonista? No muchos, ni pocos… ninguno, al contrario se han perdido más de tres millones de plazas fijas y el otro lado de la moneda, el comercio informal crece cada día de manera alarmante.


Ante un Gabinete con tantos cambios, con funcionarios “trapecistas” que buscan su permanencia en vez de prestigio y experiencia, con políticas públicas inútiles e ineficaces para implementar en un país en desarrollo ¿Dónde quedan las propuestas que se definieron en el 2006, y lo peor, dónde queda un plan de desarrollo nacional?


Tantos cambios dentro del gabinete significa que el equipo es malo, que no hay dentro de una estructura un Justo Sierra, un Lerdo de Tejada, un Manuel Gómez Morin, un Gabino Barreda, etc.


Hoy, los grandes se encuentran en la Rotonda de los Hombres Ilustres; aquellos que hicieron de nuestro país prospero, que involucraron su sapiencia para el porvenir de lo que hoy gozamos, de lo que hoy somos. Quisieron ser hombres de valor, comprometidos con su país, dejando atrás sus egos o caprichos personales renunciando a cualquier otro trabajo que no sea México, por eso están donde están.


Es momento de que los hoy Secretarios actúen conforme a la convicción de dejar huella, de dejar historia, que su nombre pese dentro y fuera de la clase política, no como el senador que se volvió diputado para ser gobernador y después secretario, sino un funcionario que actuó a favor de los intereses nacionales y trabajo por querer un México mejor.

viernes, 9 de julio de 2010

Ganancias para pocos... Pérdidas para muchos.

El domingo pasado, México volvió a sufragar en un tercio de sus estados dejando claro que los mecanismos de antaño seguirán en un sistema democrático como el nuestro. Pareciera que las ganancias fueron pocas y las pérdidas muchas si comparamos el clima por el cual atraviesa nuestro país.

Terminaron los desvelos, los recorridos, las
encuestas amañanadas, la compra de despensas, etc. Las Alianzas fraguadas por el PAN y el PRD surtieron efecto pues lograron lo que parecía impensable: arrebatarle al PRI sus mayores tesoros; Oaxaca y Puebla. Ambos estados los gobierna el partido tricolor. Sin embargo, la sociedad y el voto de castigo para los gobernadores por sus actos de corrupción, se mostraron en las urnas dando fin a décadas improductivas y malos manejos.

Empero, ¿qué paso con esa gran reforma electoral que la clase política había defendido hace tres años a capa y espada? Todos y cada uno de los actores políticos defendió en tribuna que los mexicanos seríamos los grandes beneficiarios por ahorrarnos millones de pesos en las campañas políticas, en difusión de medios, y cero guerra sucia, etc. Manlio Fabio Beltrones dio cátedra de un discurso memorable; Santiago Creel -entonces coordinador de la bancada panista- pretendió demostrar que él no era Fox y que tenía un compromiso con el país mientras que Carlos Navarrete profundizó el supuesto fraude que se había dado con su ex jefe Andrés Manuel.

Y tal como ocurre en nuestro país de las maravillas... nada. Simple y llanamente fue un teatro político que montaron junto con los medios de
comunicación quienes levantaron su voz por este "recorte" a sus ingresos. Los puntos eran limitar la imagen de candidatos en medios masivos de comunicación, recortar al IFE su presupuesto y de paso eliminar a sus consejeros electorales, resaltar el debate político, tener candidatos libres de cualquier delito y honrados y perfeccionar un sistema político incrédulo que los mismos candidatos habían ensuciado.

Hoy, a tres años los partidos ni cumplieron el pacto, ni las
instituciones electorales acataron la ley, y los candidatos hicieron lo que quisieron dejando ver que todo sigue tal cual o peor.

El PRI refrendó seis estados, tres ganó y tres perdió. La Alianza PAN-PRD conquistó Puebla, Oaxaca y Sinaloa y perdío estados representativos de ellos. Calderón pierde porque practicamente sus dos últimos años serán al modo del PRI y bajo el sello de Manlio Fabio en el Senado de la República y por último, una sociedad que vuelve a perder porque una vez más se siente defraudada ya que las millonarias campañas y el dinero gastado -ya a la basura-, hubiera servido para levantar a Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas, estados que se encuentran literalmente ahogados, por el huracán Alex, el verdadero peligro para México.

El corte de caja que México tiene es un asesinato al candidato por el gobierno de
Tamaulipas, a un ex candidato acusado de lavado de dinero y lenocinio; tres impugnaciones ante los tribunales electorales, un capricho de un perdedor, una alianza amorfa de ideología, quinientos mil nuevos empleos esperando a ocho millones de desempleados, cuatro grabaciones ilícitas presentadas por el partido en el gobierno, tres anuncios del Ejecutivo Federal a tres días de llevarse a cabo las elecciones estatales, cien millones esperando un quinto partido y lo que suceda al momento de terminar este artículo.