martes, 30 de marzo de 2010

¿En dónde está Paulette? Lo de hoy para las redes sociales.


El caso que ha tomado polémica ante las redes sociales y los noticiarios más vistos del país es el de la niña Paulette de cuatro años, quien su “desaparición” a tenido en jaque a la procuración de justicia mexiquense y a los seguidores de Twitter en constante comunicación.

La manera en la que se ha desenvuelto este caso es atípico para propios y extraños ¿Por qué lo digo? Porque tal parece que la niña desapareció por obra y gracia del espíritu santo de su recamara justamente cuando ella se encontraba dormida e imposibilitada para poder moverse por sí misma.

La declaración de sus padres no es coherente ni lógica para las autoridades ya que no hay línea de investigación directa; sobre todo, porque en el fraccionamiento ubicado en la exclusiva zona de Interlomas es una fortaleza y las medidas de seguridad para poder ingresar son extremas, por lo tanto se descarta la posibilidad de un secuestro.

La pregunta que todos se hacen ¿dónde está Paulette? ¿Qué paso con ella? ¿Cómo fue que sucedió en su propio domicilio y en su propia habitación? La Procuraduría General de Justicia del Estado de México se encuentra revisando pista por pista para no quedar mal, no solo con el gobernador Enrique Peña Nieto, sino también con el peso y la fuerza que es el Internet por medio del Twitter y Facebook.

Twitter se ha convertido en un espacio donde la sociedad se manifiesta en contra o a favor de las causas sociales, haciendo que la política lo mire, lo observe, lo incluya. El movimiento “twittero” en México toma vida y ha hecho que la clase política la integre en las decisiones que incumben netamente al Estado. El impuesto al Internet que se pretendía cobrar fue prácticamente eliminado gracias a Twitter, los terremotos de Haití y Chile fueron rápidamente conocidos por el mundo gracias a la mensajería en tiempo real y ahora, Paulette es ya, un caso conocido por el mundo virtual.

En menos de dos años, Twitter y Facebook se han vuelto tan importantes en la vida política y social que sin ellos, Barack Obama no hubiera ganado la presidencia de Estados Unidos, o Ashton Kutcher no sería el actor con más seguidores, o Juanes no estaría formando un concierto a favor de Cuba. Por el momento, Paulette es la noticia del día, lo actual, lo que Twitter y Facebook tienen para vivir, mañana probablemente se olvidarán de ella, pero no la sociedad que reclama justicia y paz social…

jueves, 25 de marzo de 2010

La segunda dama... políticamente hablando.


Desde que inicio la pelea por conquistar la presidencia de Estados Unidos, Barack Obama no solo se enfrentó a John Mc Cain como su contrincante, sino también a una mujer que por sí misma, vale mucho como política: Hillary Clinton.

Hillary Clinton hoy representa un peso “de oro” en la política estadounidense, abogada de profesión pero política por convicción, la segunda dama “políticamente hablando” ha sabido posicionarse dentro y fuera de las esferas más poderosas del país vecino.


Su vida la conocemos muy bien: esposa del presidente “infiel”; precursora de movimientos políticos importantes a causa de la niñez y la mujer; autora de diversas publicaciones en periódicos y del libro autobiográfico Living History; ex senadora por el estado de Nueva York, y ex candidata a la presidencia de Estados Unidos que al verse rebasada por Obama, decidió mantener el margen de lo correcto y apoyar al hoy presidente.


Su recompensa fue mucho más allá de lo que hubiera esperado Hillary: ser la Secretaria de Estado –algo así como la Secretaria de Relaciones Exteriores- ocupando un lugar pródigo en el gabinete de Barack Obama.


Hoy, se ha vuelto la mujer más influyente de su país, más poderosa y con más presencia política superando a Michelle Obama. Ella toma las decisiones con la mentalidad de presidente. Su presencia impone, domina, atrapa, y ejerce un dominio absoluto, más que cualquiera, Hillary tiene lo que a muchos jefes de Estado les falta: actitud calculadora y visión de liderazgo, características natas de todo político nato.


Por ello las notas de ocho columnas en los diarios, la frecuencia de su imagen dentro de los noticieros, etc. Su visita a México no es casualidad ni un hecho protocolario: Estados Unidos está asumiendo el papel que le toca dentro de la lucha en contra del crimen organizado.


México esta sumido en una guerra que no ha podido controlar ni frenar. Ciudad Juárez es una tierra sin ley, Chihuahua poco a poco se va quedando sin población y por ende, sin gobierno, estados como Monterrey, Sinaloa, Sonora cada vez son más vulnerables ante el clima de criminalidad. El foco rojo ya alertó al país vecino con la muerte de sus compatriotas en la Embajada Norteamericana y para ello no hay mujer más preparada y con el compromiso que la política hoy necesita: Clinton tenias que ser.

sábado, 20 de marzo de 2010

La más polémica de las reformas... Ha nacido.



Al inicio del sexenio calderonista, se pensaba meticulosamente estructurar una reforma laboral que pudiera conducir al país en la competitividad y a la modernidad respetando las garantías constitucionales y asumiendo un progreso hacia el futuro del trabajador.
Hoy, esa realidad ha subido a tribuna por la bancada del PAN en la casa del pueblo, previniendo lo que tal vez, sea la reforma más polémica –dejando atrás la electoral o la fiscal- que el país necesita, ¿por qué? porque toca el tema más sensible para el mexicano: el trabajador, ese que labora ocho horas diarias con un día de descanso con un salario de cincuenta y siete pesos diarios.
Definitivamente, la ley Federal del Trabajo que reglamenta el articulo 123 constitucional, cuenta con demasiadas deficiencias legales; así también, no ha sido modificada en casi cuarenta años lo que ha provocado que exista un abuso por parte del patrón y dejando a un lado la realidad social que vive el mercado laboral que es ser contratado por tres meses; por comisión asimilable a salario; por tiempo determinado sin prestaciones de ley; por intermediarios; etc.

Hoy, México sufre de un desempleo masivo a nivel nacional: no hay trabajo y los recortes de personal son cada vez más recurrentes así como la reducción de los salarios so pena de quedar despedidos si no acepta el trabajador, etc. Esa es la realidad que vivimos constantemente para poder mantener nuestra única fuente de trabajo.
La propuesta de la fracción panista busca un equilibrio entre el empleador y el empleado y una competitividad que exija al trabajador mayor esfuerzo y dedicación a su fuente de ingresos, busca transparentar la “hidra sindical” que si bien es cierto debe velar por los intereses de sus agremiados, éste favorece más a sus líderes.
Pero también promueve el trabajo por temporada y por "capacitación inicial", así como el pago por horas, y con ello se contravienen las disposiciones constitucionales que tienen que ver con la estabilidad en el trabajo y la obligatoriedad de la seguridad social.

Por lo pronto, ya se empieza a gestar un rechazo rotundo por la primera propuesta. Tendremos que esperar la reforma laboral de la bancada priista que vendrá en sentido “proteccionista” al sindicato y al derecho de huelga y la propuesta perredista que buscará los intereses más sociales, procurando los derechos adquiridos del trabajador.

La más polémica de las reformas ha nacido, el PAN ha dado la pauta para el debate y la negociación, ahora a esperar que los Diputados trabajen y de San Lázaro emane una reforma que procure los intereses del trabajador y fortalezca la competitividad que busca el patrón.

lunes, 1 de marzo de 2010

Juntos pero no revueltos... gobernando


Tal parece que la palabra “alianza” esta formando un significado negativo en la democracia de nuestro país. La historia misma, nos ha dado muestras que las alianzas han sido tanto benéficas como torpes: tenemos a la Triple Alianza encabezada por el gran imperio azteca que ciertamente, logró fortalecer el poder entre sus aliados, pero así también, no pudieron contra los españoles y los pueblos sumisos que también se “aliaron” para destruirlo.

En Europa, las “alianzas” tienden a ser más sutiles, ya que su forma de conquistar al poder es a través del matrimonio y encabezando guerras en contra de sus adversarios. España con Francia, Inglaterra contra y con España, Portugal contra Inglaterra, Italia con Alemania en contra de Inglaterra, etc, todo aunado a la protección de la corona y al fortalecimiento entre familias.

Teniendo resultados positivos y negativos entonces proviene la pregunta ¿Qué hay de malo en aliarse? Pues mucho y nada y dependiendo a qué se debe la alianza. La cuestión es ¿porqué aliarse? ¿para qué aliarse? y la última pero no la menos importante ¿con quién aliarse? Estas son las principales preguntas que debemos responder antes de cuestionar las alianzas entre partidos políticos y en especial, la dada entre el PAN y el PRD.

Las bases y los fundamentos que encabezan cada partido político son muy distintos, no hay cuadratura entre los principios de una izquierda y los fundamentos de una derecha. Los ataques no solamente provienen de la misma clase política, sino de la misma militancia. No es posible que el PAN o el PRD recurran a esta táctica de guerra muy útil, cuando en sus filas existen buenos elementos a candidatos, y no es posible que siendo así, busquen externos o de diferente partido al propio.

Tenemos a tres candidatos a gobernador que han sido militantes del PRI o excluidos de su propio partido y que buscan a toda costa vencer a sus propios amigos-adversarios.
El problema no es la alianza, no es quién sea el candidato, el problema es que falta una identidad, una visión de qué es lo que se pretende y qué es lo que se busca para así entonces, tener fundamento para realizarla.

No cuadran los elementos para gobernar a favor de la sociedad cuando un partido que no reconoce al presidente constitucional y el partido de él mismo quieren hacerlo. No cuadra la ideología conservadora con la visión social izquierdista. Los dos proyectos alternativos simplemente dejan a la deriva a una sociedad confusa, donde no buscan aliarse, sino trabajar en conjunto. Probablemente trabajaran sus diferencias por separado, pero no gobernando…