martes, 23 de febrero de 2010

¿Conflicto entre Estados Unidos y China?... Dalai


La política no deja de sorprendernos y es por ello que podemos analizar su comportamiento, ya que continuamente busca su confort y a la vez, estar en constante movimiento. La visita del representante Tibetano a tierras americanas deja claro que el Dalai Lama no solamente busca su respaldo, sino el liderazgo y el apego de Barack Obama.

Se dice que su presencia fue de carácter personal y no como jefe de Estado, pero el hecho de ser Barack Obama el presidente de Estados Unidos y que exista una foto oficial con él, hace pensar que el Dalai Lama no solo fue a darle una “limpia espiritual” sino también a solicitar un apoyo “directo” en contra de la represión China que sufre su población.

El Tibet ha sido una tierra de muchas pugnas políticas, sociales y culturales para anexarla a territorio Chino y en particular su representante el Dalai Lama se le cataloga como un líder separatista que obstaculiza la anexión del esta región por asuntos con creencia espiritual.

El llamado de atención que el país asiático hizo por medio de su embajada en Norteamérica ha empezado a hacer ruido en cuanto a si las relaciones comerciales afectarán bajo el argumento que Estados Unidos acepta a un “enemigo” del dragón rojo. Lo cierto es, que Barack Obama ha traspasado el límite entre lo público y lo privado.

Para nadie conviene una disputa entre el país americano y el país chino, sobre todo porque China no cayó en el huracán de la crisis económica mundial, al contrario, creció cerca del 7% del PIB en el año 2009. Se puede decir que la Asia oriental no sufrió estragos como los que actualmente vivimos en el occidente del globo terráqueo.

¿Qué significa para el Oriente el Dalai Lama y qué significa para el Occidente su filosofía? Queda claro que para China es un separatista y poco diplomático, pero para el occidente, va más allá de los problemas políticos que pueda discrepar con su país de origen, pues muestra a un ser que proviene de un Tíbet pacífico; que con su sola presencia figura a un hombre humanista, sabio y con creencias milenarias y costumbres propias de una etnia; eso y más da el Dalai Lama que sin duda es parte de los representantes religiosos del mundo.

Esperemos las reacciones que la política internacional conlleva entre los países que por historia han tenido conflictos y reciñas, que por años han competido en diferentes sectores y que ciertamente han buscado la superioridad de su estirpe, la perfección de su raza y para ello no existe más que la gloria y el ego que proporciona el poder, la fuerza y la creencia...

miércoles, 10 de febrero de 2010

Una Ciudad sin Juárez... y sin nada.


Decía un filosofo existencialista que la violencia se da siempre por una contra-violencia, es decir por una réplica a la violencia del otro. La violencia en la que se ha sumergido nuestro país en los últimos años es incomparable a la de Iraq o Afganistán que llevan un periodo de guerra e inestabilidad social. Hoy, es lamentable escribir y redactar que Ciudad Juárez, sea una tierra de nadie y que se encuentre a un paso de la ingobernabilidad política.

Lo ocurrido con la masacre de 16 jóvenes que se encontraban jugando es la gota que esperaba el gobierno local y federal para tomar acciones más concretas y así decidir el futuro de esa pequeña entidad chihuahuense.

Desde hace tiempo que Chihuahua y en particular Ciudad Juárez es un estado sin ley, sin gobierno y sin seguridad. Primero, la muerte al género femenino; después el control por el territorio entre los cárteles más poderosos y ahora la muerte a civiles para amedrentar a la población. ¿Qué sigue? ¿La rendición por parte del Estado o la donación de ese municipio para que sea controlado por otros?

El crimen organizado se ha apropiado de sus calles, de sus espacios públicos, de la sociedad y de su geografía para poder realizar el tráfico ilegal de droga y armamento hacia los Estados Unidos. El esfuerzo que el ejército mexicano demuestra, queda sin resultados al ver que la capacidad con la que opera queda obsoleta contra la mafia que impera en esa ciudad.

Se piensa que el traslado de los poderes locales a Ciudad Juárez logrará mayor seguridad y tranquilidad a los habitantes chihuahuenses; sin embargo, esa no es la solución correcta. Se necesita consensuar con los poderes fácticos y reales, tener un acercamiento y una habilidad política de negociar, de dialogar y dejar atrás el cacicazgo político entre los altos mandos, empezando por el gobernador Reyes Baeza.

La clase política necesita su imperium, ejercer el poder que le da el Estado para una estabilidad social. En Colombia y en particular Medellín dejó a un lado la violencia y la crisis interna para ser una alcaldía de los ciudadanos empezando por las bandas que ahí operaban, no se necesito violencia sino “política”. Los escalones se barren de arriba hacia abajo y no de abajo hacia arriba: con esto hago referencia a que si se desea quitar la corrupción y la delincuencia tienen que comenzar con los altos mandos y saber de dónde proviene tanta inseguridad local y entonces así operar de manera correcta.