sábado, 27 de diciembre de 2008

Los rostros del 2008.


Este año que termina ha sido de tropiezos, alegrias, tristezas y felicidad para muchas personas en todos los aspectos; tanto emocionales, profesionales, personales, etc. Para la política mexicana, esta situación no ha sido en contra ni a favor… sino todo lo contrario.

El político actual necesita de los medios, de los reflectores para ser considerado entre la población y que nunca pierda fuerza entre el electorado. Por ello, los rostros que han presentado los partidos políticos ante los mexicanos en este 2008 es muestra clara de lo que nos espera para el próximo año.

Empezamos con el mounstro que han creado el PAN y el PRD al entregarse en cuerpo y alma con discusiones mezquinas y fraudes orquestados. El PRI , hoy sin duda ha consolidado su posición como partido y probablemente logré reapuntar en este 2009, ya que aprovecho la situación generada y que como Poncio Pilatos, se lavó las manos. Logrando ser el segundo bote de salva de Felipe Calderón asentando su liderazgo en ambas cámaras y de paso, gobernando mejor que nunca.

Siguiendo con la efervescencia del PRI, el gobernador Peña Nieto nunca dejará de figurar en el top ten, por lo menos, de aquí hasta el 2012 cuando todo apunte a que sea el candidato del tricolor a la silla presidencial. Por lo pronto, disfruta de la compañía de una gaviota muy enamorada y dispuesta ser la primera dama.

En el otro lado del sol- el azteca-, las figuras que perduraron fueron dos: Alejandro Encinas y Jesús Ortega, quienes por obtener el poder y mantener el control del partido de la izquierda dejaron muestra de por qué el PRD es bastión de cochineros y fraudes electorales.

Entre lo destacable, la presencia del senador Carlos Navarrete y Ruth Zavaleta en las cámaras de senadores y diputados, corrigieron la postura que el PRD aun tomaba con el gobierno federal para abrir la puerta a lo que es la esencia del político: negociar para ganar.

Para el PAN, este año no fue el mejor: Las derrotas electorales; los tropiezos legislativos; la muerte de Juan Camilo Mouriño y demás funcionarios públicos han sido la mancha que aun el Presidente Calderón no ha podido limpiar. La mezquindad dentro del partido aun sigue viva y para el 2009, esta situación puede no favorecer en las elecciones intermedias.

Ante este panorama, las instituciones políticas deben hacer un balance y corregir posturas para seguir vigentes, fortalecer lo ya conquistado o… perderse en el olvido y vivir entre grillos. Les deseo Feliz año.

sábado, 20 de diciembre de 2008

La otra crisis.


La rescisión que Estados Unidos le ha regalado al mundo en plenas épocas decembrinas, ha sido un obsequio que ningún país le ha dicho que no. “La gran depresión” del siglo XXI es – economistas así lo han afirmado- la peor de la historia económica jamás vista y que lamentablemente no se encuentra prevista con Keynes ni con Morgan Freedman.

El efecto domino económico parece no llegar a un final, puesto que cada día se anuncia el cierre de empresas, recorte de personal, suspensión de actividades, falta de liquidez, etc. Los estados aun creen que la disposición de activos en las finanzas, es el remedio para un mal que ya está en estado grave.

México reaccionó de manera tardía y quiso frenar a una bola de nieve que ya venia en forma descendente. Hoy, el trago amargo aun sigue en el esófago de nuestro país: la caída del petróleo y las remesas son signos de que algo no anda bien. El concurso mercantil de Comercial Mexicana y la subasta de “algunos” cuantos dólares por parte de Banxico reflejan la gran preocupación del sistema financiero mexicano.

La política económica, pretende primordialmente “estabilizar al mercado”. Pero, ¿Qué sucede con la clase media, esa que vive para sobrevivir? Sin duda como la historia así lo ha escrito, seremos los que pagaremos los costos y errores que unos cuantos hicieron; seremos los protagonistas principales de una angustia y desesperación, por no tener dinero para poder subsistir en esta gran crisis mundial.

El Estado por la necesidad de no dejar escapar las inversiones directas externas y proteger a los empresarios extranjeros, se olvidó de estabilizar los precios, de proteger el empleo ya existente, de bajar las tasas de interés, de realizar infraestructuras que permitan el movimiento de capitales y de acciones que fomentaran una cultura al ahorro.

Las clases políticas no blindaron a una economía popular que pende de un hilo y que vive con cincuenta pesos diarios. Es esta economía que en enero tendrá una cuesta prolongada, y que tendrá una crisis visible entre los mexicanos., esa crisis que es más fuerte que la económica, es esa crisis de no saber que pasará mañana

La incertidumbre que se siente por las calles es algo nunca visto entre la gente. No saber si mañana tendrán su empleo, no saber si percibirán el mismo sueldo, no saber si mañana podrán comprar o pagar lo que se debe. La crisis individual que vive diariamente la sociedad mexicana tendrá secuelas y sólo la estabilidad será el factor clave para que esta navidad no sea tan… amarga.

jueves, 11 de diciembre de 2008

La pena de Muerte vive para Humberto. ¿Qué dice el público?


Desde que Humberto Moreira - gobernador de Coahuila- puso el dedo en el renglón sobre la pena de muerte, todas las clases políticas opinaron acerca del suceso.

Humberto en primera instancia, no es un inexperto en los medios de comunicación, ni mucho menos un imberbe en cuestiones políticas; pues el apoyo que tiene de Elba Esther, el respaldo de sus ciudadanos y la alianza entre gobernadores del norte lo han hecho ya, ahora, estar en los noticieros nacionales y publicidad en masa y que también sea considerado por lo menos, en un presidenciable.

No fue un capricho el haberla aprobado en el congreso local, simplemente una necesidad o un respiro que la sociedad exige por parte de sus gobernantes. No hemos escuchado una voz de enojo por parte de los coahuilenses ¿o sí? No hemos visto manifestaciones acerca de la aprobación que permite la pena de muerte sobre aquellos que también la han ejercido por su propia mano. Por ello, se dio el lujo de levantar la voz y decir sí a la pena de muerte.

Creo que la ley y las normas jurídicas han sido sobrepasadas por la urgencia y desafió que tiene la sociedad por exigir “justicia” y reclamo ante las autoridades judiciales, sobre todo, por la ola de ejecuciones que se vive en todo el país. La búsqueda de una solución, ha llevado a Coahuila a permitir la pena de muerte para delincuentes. Ya no quieren saber sobre procedimientos ni juicios ordinarios que lleve a una condena de cincuenta años. Buscan respuestas, y esa respuesta la dio Humberto y el estado que gobierna.

Más que ser un problema político, la pena de muerte es al igual un problema social, económico y jurídico, como todos los que desprenden aires de debate: el aborto, la prostitución, la legalización de drogas, etc.

¿Un debate? Bienvenido. ¿Una reforma constitucional? ¿Otra? ¿Politizar nuevamente a una sociedad dividida? Probablemente. ¿Costo electoral? Mucho. El PRI encabezado por los jerarcas bicamerales Manlio –Emilio han manifestado un respaldo compartido en saber de la sociedad, que opinan sobre la pena máxima a secuestradores y violadores. Más que aprobarse o no en el Congreso de la Unión se busca conocer la inquietud que se tiene por este tema.

El fundamento que se desprende y que se defiende; es que la pena de muerte viola dos derechos humanos fundamentales: el derecho a la vida y el derecho a no ser sometido a penas crueles, inhumanas o degradantes, ambos reconocidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos, en otros instrumentos y que se desprenden en nuestra Constitución Política.

Es mucha información para poder estar a favor o en contra de la pena de muerte y que muchos y otros tantos, estarán de acuerdo. Lo cierto es que la violencia genera más violencia, y eso, Coahuila no esta dispuesta a pagar. Prefiere que la ley le permita tomar justicia y no bajo el procedimiento legal que imparte . El Estado debe velar por los bienes jurídicos tutelados. Pero ¿qué pasa cuando un bien como es la vida, pasa a ser violado porque otro bien, la seguridad, necesita ser combatida?
La pena de muerte en definitiva no es el “eureka” pero sí, una salida para aquellos que no creen… en la justicia mexicana.

martes, 2 de diciembre de 2008

Los Dos años de Felipe. ¿Cómo opinan los analistas?


Se cumple el primer tercio del gobierno de Felipe Calderón y con él, un desafió político; una problemática económica; una estabilidad que sigue sin aparecer y una muerte lamentable que la persigue muchas dudas. Me he permitido destacar algunas opiniones de amigos y colegas míos acerca de lo que ha sido el primer corte de caja del presidente.

Muchos analistas preocupados por la seguridad, califican estos dos años como nefastos, basando su interpretación en la guerra que se ha mantenido desde que entró a tomar posesión del cargo en contra el crimen organizado y que sigue dejando muertes por los estados que operan sin ley ni fuerza, sin respuesta ante este gran problema nacional.

Para aquellos que enfocan su estudio en la sociología, lo han calificado de pésimo y preocupante, pues el gobierno aun no ha prometido lo que por slogan, llevó a Felipe a ser presidente: el empleo. La falta de plazas y vacantes dentro de las empresas siguen siendo el factor clave para que no exista un crecimiento económico y, aunado a ello, recibimos la crisis que Estados Unidos heredó para el mundo. Con estas espectativas, es poco probable que lleguemos a un millón de plazas prometidos para el 2008.

Otros la analizan como satisfactorio, si tomamos en cuenta el aspecto político. Felipe Calderón ha gobernado y ha demostrado que entre su gente existe la capacidad política, esa que se necesita para lograr sacar reformas trascendentales para el pais, Sin embargo, esta capacidad no se la debe tanto al PAN, -pues es lamentable que entre el partido exista el fuego amigo-sino porque el PRI, le ha dado esa gobernabilidad que el país necesita, sobre todo porque el PRD sigue herido y no perdona un fraude inexistente.

En base a estas opiniones y comentarios, consideró que Felipe Calderón no ha hecho un mal papel gobernando. Ni tampoco ha sido victima del colapso económico heredado por el capitalismo de Estados Unidos. Simplemente empieza a formar un nuevo México. La economia mexicana siempre ha estado a expensas de la norteamericana y teniamos que sufrir las consecuencias de su “error de septiembre”.

Por muchos años, el narcotráfico era punto y aparte: intocable. Las rutas estaban definidas. Pero el poder es tan ambicioso, que las nuevas mafias se agruparon e iniciaron su propia organización. Hoy el Estado no acuerda esa postura y por ello se inicia esta guerra que lleva más muertes que en la guerra de Irak.

Dejemos que el tiempo le dé la razón a Felipe Calderón. Sí, es cierto, aun faltan cuatro años más para poder hacer una evaluación sobre su administración, pero estos dos años han valido para reestructurar al Estado, para hacerlo sólido, fuerte e integro.